El Creador

 Imi Lichtenfeld

Creador y Fundador del Arte Marcial Israelí para Defensa Personal – El Krav- Magá

“Haz Lo Que Puedas Pero Hazlo Bien”

Imi Lichtenfeld
Imi Lichtenfeld, el creador del Krav Maga

Imi (o por su nombre completo – Imirich Lichtenfeld), nació en 26 de Mayo de 1910, en la ciudad de Bratislava, que en ese momento era parte del imperio Austro-Húngaro.

Su padre, Samuel Lichtenfeld, fue el jefe de detectives en su ciudad, y fue él quien comenzó a desarrollar algunas técnicas de defensa personal para capacitar a los policías bajo su mando.

Imi era un hombre muy fuerte físicamente y practicó y exploró casi todos los aspectos posibles de las actividades relacionadas con el cuerpo: por un lado, trabajó durante muchos años en el circo, y su especialidad era el trapecio, que se considera la habilidad más difícil de dominar de todos los espectáculos de circo. En las artes marciales, Imi entrenó y logró el cinturón negro en Judo y en Jiu-Jitsu Tradicional Japonés. También fue campeón Europeo de boxeo en peso completo, y esto fue en los días en que no había muchas reglas en el boxeo – el ganador era simplemente el último hombre que permanecía de pié, y en la mayoría de veces ésas peleas se llevaban a cabo sin ningún tipo de equipo de protección, como guantes, etc.

Imi Lichtenfeld
Imi Lichtenfeld

Imi quería tomar parte en los primeros Juegos Macabeos, celebrados en Israel en 1932. Sin embargo, como el boxeo no era parte del programa de los juegos, Imi eligió y comenzó a practicar otro deporte de pelea, la Lucha Greco-Romana (aunque ganó varios títulos, nunca llegó a ser un gran seguidor de este deporte).

Pero, por otro lado y para enfatizar la suavidad de su personalidad y sus movimientos, también fue dueño de una de las más grandes escuelas de Vals en aquél tiempo y se convirtió en un famoso maestro. Sin lugar a dudas su enorme y única repertorio de los movimientos del cuerpo fue esencial para la posterior creación del Krav-Magá.

Durante la década de 1930, cuando el antisemitismo en Europa se hizo más fuerte y evidente, Imi organizó a varios de sus amigos en grupos que acostumbraban a salir y “enseñar una lección” a los antisemitas fuera de la ley que regularmente atacaban y herían Judíos en las calles de su ciudad.

Cuando la Segunda Guerra Mundial estalló, Imi se unió y sirvió hasta el final de la guerra en la Legión Checa, que formaba parte del Real Ejército Británico. Durante su servicio, participó en la batalla de Egipto, donde las fuerzas Británicas derrotaron al ejército Nazi, bajo el mando del General Rommel. Después del final de la guerra, Imi viajó a Israel, donde de inmediato se unió a los movimientos de resistencia Israelíes de la Guerra de la Independencia, que se libró contra la ocupación Británica y los países Árabes vecinos. Fue durante aquellos días, que Imi comenzó a desarrollar las primeras técnicas de defensa personal. Siendo uno de los pocos en Israel que tenía una vasta experiencia en el combate frente a frente, comenzó la creación y enseñanza de técnicas de pelea con bastón, usando cuchillo, ataques silenciosos y técnicas para acabar con los guardias sin el uso de armas de fuego. Además de esto, Imi también tomó por sí mismo otra peligrosa misión.

Uno de los principales objetivos en ese momento era traer a Israel tantos refugiados Judíos como fuera posible desde la destruida Europa de la posguerra. Para este fin, barcos peligrosamente viejos fueron comprados y utilizados. Sin embargo, algunos de esos barcos fueron capturados cuando se dirigían a Israel por la Royal Navy y generalmente fueron confiscados y los refugiados a bordo fueron deportados a la Isla de Chipre. Cuando Imi llegó a Israel, se unió a la “Hagana”, la mayor y más influyente organización de resistencia. Siendo un extraordinario nadador, tomó para sí la tarea de nadar hacia los navíos cuando se acercaban a la playa de Israel y guiarlos a un punto abandonado a lo largo de la costa, para que los nuevos inmigrantes pudieran desembarcar con seguridad.

En uno de esos momentos, Imi y un par de sus colegas abordaron un barco “Haganá” llamado “Pancho”, pero unas horas más tarde, al acercarse a la playa, el barco fue interceptado por la policía Británica. Con el fin de evitar ser capturados, y probablemente incluso ser asesinados, los tres guerreros saltaron al agua, suponiendo que serían capaces de nadar de regreso a Israel. Pero, como pronto descubrieron, habían calculado mal. Uno de ellos no lo hizo y murió de deshidratación, mientras que Imi y el otro sobreviviente del pequeño grupo nadaron durante tres días hasta que fueron recogidos por un barco de pesca de Egipto. Como resultado de la larga permanencia en el agua, el ardiente sol y la deshidratación, el rostro de Imi quedó permanentemente desfigurado.

Después de la fundación del Estado de Israel y la subsecuente creación de las Fuerzas de Defensa Israelíes, Imi, naturalmente, se unió al ejército de nueva creación y se convirtió en el jefe instructor de Defensa Personal en las fuerzas armadas durante los siguientes 19 años, hasta su jubilación en 1967. En ese momento, el Krav Magá completo como lo conocemos, no existía todavía. Durante su servicio en el ejército Imi nunca tuvo la oportunidad de pasar más de una semana o dos con cada grupo de soldados que había entrenado y era imposible

Por lo tanto, cuando se retiró en 1967, abrió dos academias: una en su ciudad Netanya y la otra en la ciudad de Tel-Aviv. Su objetivo era reunir a un grupo de estudiantes leales con los que pudiera desarrollar el arte marcial Israelí para defensa personal. Su misión fue un éxito y a lo largo de los años Imi capacitó un grupo de diez discípulos, a quienes enseñó todo lo que sabía y ésas fueron las únicas diez personas que recibieron el cinturón negro de él.

Las dos academias que abrió, en Netanya y Tel-Aviv, Imi las pasó a sus dos estudiantes superiores Elí Avigzar y Yaron Lichtenstein, con el fin de garantizar la continuación de su arte marcial y sus formas.

Imi Lichtenfeld con el Grand Master Yaron Lichtenstein
Imi Lichtenfeld con el Grand Master Yaron Lichtenstein

Sus logros profesionales, reputación y éxito dentro de los círculos militares tuvieron repercusiones tan positivas que su nombre se hizo rápidamente conocido también en lugares que no estaban conectados directamente con el ejército, como la policía y los diferentes servicios de seguridad. Consecuentemente, Imi recibió varias solicitudes para construir y planear técnicas específicas de defensa personal para ser utilizadas por agentes de la ley, y la capacidad operativa y calidad de ésos ejercicios se consideran hasta hoy únicas y excepcionales. Después de los Juegos Olímpicos de Munich, en 1972, Alemania decidió que construiría la mejor unidad anti-terrorismo del mundo. Por lo tanto, lo primero que hizo fue convocar a Imi para entrenar a la nueva unidad.

Otro ejemplo ocurrió durante los años Sesenta. El Ministro de Relaciones Exteriores de Israel recibió una solicitud oficial del emperador de Etiopía en ése momento, Haile Selassie, para que le ayudara a construir una unidad real de guardaespaldas. Imi, que ya era el jefe instructor de defensa personal en las fuerzas armadas, fue enviado al país Africano para ayudar a entrenar a los soldados emperador. Años más tarde, en la única visita oficial de Haile Selassie a Israel, el gobernante de Etiopía exigió que Imi participara en la ceremonia de recepción, lo que efectivamente sucedió. Esto es sólo un episodio de muchos en que Imi y algunos de sus estudiantes de más alto rango tomaron parte en las continuas operaciones secretas para garantizar la defensa y la seguridad del Estado de Israel y sus ciudadanos, haciendo su parte mediante la promoción y el desarrollo del Krav-Magá.

Imi como un modelo a seguir para muchas generaciones por venir, se convirtió en una leyenda viviente.

Imi murió a la edad de ochenta y ocho años, en un hospital en la ciudad de Netanya, el 10 de enero de 1998. El día de su muerte y su funeral fue muy triste para todos sus alumnos y seguidores. Un número relativamente pequeño de personas vinieron a acompañarlo en su último viaje, aunque algunos estudiantes llegaron desde el extranjero para dar sus respetos.

Imi fue enterrado en Israel, el país que tanto amaba, en un típico día de enero frío y lluvioso. Al final de este muy triste día, un hombre grande y amado fue enterrado en la tierra santa de Israel.

Y tú, estudiante e instructor de Krav-Magá, cuando vengas a visitar Israel, ve al cementerio Municipal de Netanya. En la entrada principal da vuelta a la izquierda y luego a la izquierda otra vez en la segunda vuelta. Cruza sobre el terreno vacío y muy pronto encontrarás la tumba de Imi. Es una costumbre Judía poner piedras pequeñas en el borde de la tumba. Dale a este hombre gigante el honor y respeto que se merece.

Imi Lichtenfeld con el Grand Master Yaron Lichtenstein
Imi Lichtenfeld con el Grand Master Yaron Lichtenstein

Escribí este artículo de Imi con el fin de dar un pequeño brillo al hombre que era, como fundador y creador del Krav-Magá. Esto es lo menos que podía haber hecho para el que fue para mí un maestro, un amigo, un hermano, un padre y una persona para valorar y amar por siempre. Esta es mi manera de mostrarle mi gratitud por haberme escogido para ser el que continuará su camino, por enseñarme los misterios y los secretos del arte marcial que creó.

Grand Master Yaron Lichtenstein
Sensei Rotem Lichtenstein

Dojo Central para Examenes y Formacion de Instructores.